Connect with us

Andres Corson

Dios no nos un espíritu de división

Andres Corson

Published

on

Predica Andres Corson Dios no nos dio espíritu de división

Un corazón dividido y un ánimo doble nunca llegaran a un buen destino. El pastor Andrés nos enseña cómo ser guiados por el Espíritu de Dios.

Podríamos hacer una paráfrasis de 2 Timoteo 1:7 “Dios no nos ha dado un espíritu de división, sino un espíritu de amor, perdón y unidad.”
Yo personalmente creo que después de la culpabilidad, el espíritu que más ataca a los cristianos es la división.

El espíritu de división nos hace personas indecisas.

Se trata de las personas inestables, de doble ánimo. Santiago 1:8 dice: ”El hombre de doble ánimos es inconstante en todos sus caminos.” También Mateo 15:8 dice “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí.” Una persona de doble ánimo alaba a Dios con su boca pero su corazón está lejos de él. Dicen que son personas cristianas pero lo niegan con sus obras. Por eso tenemos que renunciar a ese espíritu de los fariseos.

El enemigo también tratará de dividir nuestro corazón entre Dios y las riquezas. Amar el dinero es generalmente el punto de partida de muchos cristianos. Es donde muchos se alejan del Señor. Por eso Jesús dijo en Mateo 6:24”Nadie puede servir a dos señores…no se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas.”

Advertisement

Otra cosa que hace este espíritu es llevar mi carne a gobernar sobre mi espíritu.
Porque cuando mi espíritu es el que gobierna hay unidad en todo mi ser. Pero cuando gobierna mi carne hay división.

Romanos 7:18 dice” Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Y, si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en mí. Así que descubro esta ley: que, cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!
Pero Pablo nos muestra en Gálatas la manera de obtener la victoria sobre la carne.

Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa.

Advertisement

Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones, pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.
En el interior de todo cristiano hay una lucha entre la carne y el espíritu por gobernar.

Otra manifestación al ser influenciados por el espíritu de división es que de la misma boca sale tanto bendición como maldición.
Santiago nos habla acerca de estos cristianos. De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?

Esto sucede también cuando adoramos a Dios pero por otro lado también nos quejamos
Pero nuestra oración debe ser “Dios no me ha dado ese espíritu, por lo tanto yo renuncio a tener un corazón dividido, renuncio al doble ánimo en el nombre de Jesús.”

Advertisement
Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Andres Corson

Mensaje de Navidad | Quién lo hubiera pensado…

Andres Corson

Published

on

Predica Andres Corson Quien lo hubiera pensado

En medio de profecías y promesas, un niño nació en Belén, cumpliendo un grandioso destino: convertirse en el Salvador, Emmanuel, Dios con nosotros.

Este relato trasciende la mera historia para iluminar el poder inherente a un nombre. En nuestra tarea como padres, nombrar a nuestros hijos se vuelve profético, una forma de revelar el propósito divino sobre sus vidas y de otorgarles bendiciones.

En Proverbios 18:21 se yace un principio fundamental: “la muerte y la vida están en el poder de la lengua”. En cada nombre que concedemos, depositamos un potencial transformador. ¿Quién habría concebido que aquel bebé de Belén ascendería para ser Rey de reyes y Señor de señores? Su nombre superaría reinos y potestades, extendiéndose más allá de las fronteras de su tiempo, trascendiendo eras y convicciones.

Hoy, el nombre de Jesús se alza sobre todos, proclamando su supremacía incluso sobre la mayor potencia de aquel entonces, Roma. Filipenses 2:9 resuena con una verdad indeleble: Dios, en su magnanimidad, exaltó a su hijo hasta lo supremo, otorgándole un nombre por encima de todo nombre. Este nombre, Jesucristo, obliga a todas las rodillas, en los cielos, en la tierra y bajo la tierra, a doblarse y a toda lengua a reconocer que él es el Señor, para la gloria del Padre.

Advertisement

Así, la historia de aquel niño de Belén no solo relata un pasado, sino que continúa impactando el presente y el futuro, recordándonos el inmenso poder contenido en un nombre y la trascendencia de su significado en la vida de cada ser humano.

Continue Reading

Andres Corson

Mi amigo el Espíritu Santo

Andres Corson

Published

on

Predica Andres Corson Mi amigo el Espíritu Santo

Es crucial buscar y orar por la influencia transformadora del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Sumergirse en el Espíritu Santo puede equipararse a impregnarse con sus atributos, de manera similar a cómo la ropa se impregna con un nuevo color al sumergirla en anilina. Esta experiencia espiritual puede transformar y colorear la vida de una persona.

Juan 7:37 hace referencia a Jesús invitando a aquellos que tienen sed a acudir a él para beber del Espíritu Santo. Este acto se presenta como una transformación interna y puede fluir desde el interior de cada hijo de Dios, manifestándose en dones espirituales como hablar en lenguas, profetizar o alabar a Dios.

El Espíritu Santo puede llenarnos con sus atributos divinos, como amor, sabiduría y poder. La búsqueda y el deseo son fundamentales para transformar nuestra vida espiritual.
Pedro y Juan oraron por otros para que recibieran el Espíritu Santo y esta acción llevó a una manifestación de los dones espirituales en esas personas. Es de gran importancia orar por la venida del Espíritu Santo y su influencia transformadora en la vida de las personas.

Advertisement
Continue Reading

Andres Corson

No estoy solo en mis tentaciones

Andres Corson

Published

on

Predica No estoy solo en mis tentaciones Andres Corson

Dios ha prometido su asistencia en medio de nuestras tentaciones, confiemos en Él.

En Lucas 4:1-2, se relata que Jesús, lleno del Espíritu Santo, fue llevado al desierto durante 40 días y fue tentado por el diablo. Este pasaje nos muestra que Jesús también experimentó la tentación, pero a diferencia de nosotros, él no pecó. La Biblia nos enseña que podemos pedirle a Jesús que nos ayude a resistir las tentaciones, ya que él entiende nuestras luchas y nos muestra una salida para resistir.

La tentación no proviene de Dios, como se aclara en Santiago 1:13. Somos tentados por nuestros propios deseos pecaminosos. Nuestras propias pasiones y deseos pueden seducirnos y llevarnos a cometer actos pecaminosos. Las tentaciones también provienen del mundo y sus deseos. El mundo nos presenta tentaciones relacionadas con el placer físico, como la comida, la sexualidad y el poder. Estas tentaciones no provienen de Dios, sino del mundo.

Además, la Biblia nos advierte sobre el diablo, quien es descrito como el tentador y el que engaña al mundo. Dios permite que enfrentemos tentaciones y, en ocasiones, incluso nos lleva al lugar de la tentación para probarnos. Sin embargo, Dios no tienta a nadie para hacer el mal.

Advertisement

Para resistir la tentación, es importante reconocer qué es pecado. La desobediencia a los mandatos de Dios, la falta de confianza en su Palabra y el buscar satisfacer nuestros propios deseos egoístas son formas de pecado.

La Biblia nos exhorta a apartarnos de todo tipo de mal y a hacer el bien. También advierte que aquellos que continúan en una vida de pecado no heredarán el reino de Dios. Es importante no permitir que el mal hable por nuestra boca y vestirnos con las enseñanzas y el ejemplo del Señor en lugar de buscar satisfacer nuestros deseos pecaminosos.

En resumen, este pasaje nos enseña que Jesús fue tentado pero no pecó, y que podemos pedir su ayuda para resistir las tentaciones. La tentación no proviene de Dios, sino de nuestros propios deseos y del mundo. Es importante reconocer qué es pecado y buscar vivir de acuerdo con la voluntad de Dios. No debemos permitir que el mal nos controle, sino vestirnos con las enseñanzas de Jesucristo.

Advertisement
Continue Reading

Andres Corson

La batalla por nuestra mente

Andres Corson

Published

on

Predica Andres Corson La batalla por nuestra mente

Desde el día en el cual entregamos nuestra vida a Jesús ha sido el inicio de una batalla en nuestra mente. El pastor Andres nos anima a llenar nuestros pensamientos con la Palabra de Dios y siempre tener una perspectiva divina.

Creer que tenemos la mente de Cristo

¿Quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo? Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo.

Todas las mañanas yo en mi tiempo de oración declaro “yo tengo la mente de Cristo” y créame, yo soy un bruto no me acuerdo nombres en mi humanidad pero cuando estoy bajo la unción del Señor tengo la mente de Cristo y eso es lo que hay que declarar.

Tenemos que arrepentirnos de esos pensamientos

Advertisement

Recuerden que la palabra arrepentimiento en el griego es metanoneo que significa “cambio de mente, dejar de pensar cómo estás pensando”
Yo sé cómo estás pensando por tu comportamiento. Tu comportamiento me dice que estás dudando, qué estás viviendo bajo la perspectiva humana.

Simón dice la Biblia durante muchos años había sido un hechicero, ganando plata robándole a la gente con el poder demoníaco que había sobre su vida, pero de repente vio a los discípulos del Señor orando por las personas y poder salir de ellos y quería ese poder y fue a comprarlo por eso Pedro le dijo
“que tu dinero se destruya junto contigo por pensar”, todo está en la mente “que es posible comprar el don de Dios”
Arrepiéntete cambia tu mente de tu maldad y ora al Señor tal vez él perdone tus malos pensamientos.

¿Qué pensamientos contrarios tienes a lo que Dios dice en su palabra? Pueden ser cosas como “Dios no existe”, “Dios no me ama”, “él no está conmigo”, “no es pecado emborracharse”,” no es pecado adulterar”.

Advertisement

Identificar los malos pensamientos

Ezequiel 18:14 “supongamos que un hijo que ve la maldad de su papá y decide, o sea en su mente decide no llevar esa clase de vida, este hijo se niega rendir culto a ídolos en los montes y decide no repetir eso, esa persona no morirá por los pecados de su papá, ciertamente vivirá.

No dejar que esos pensamientos pecaminosos sigan en nuestra mente

Romanos 6:12 ”no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal ni obedezca a sus malos deseos, más bien ofrézcanse a Dios”.

Advertisement

Dejar que Dios nos transforme

Efesios 4:23 “dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes, pónganse la nueva naturaleza”.

Romanos 12:2 “dejen que Dios los transforme en personas nuevas como al cambiarles la manera de pensar”.
Eso es lo que yo hago en mis mañanas de oración. Yo me callo, identifico esos pensamientos y dejo que él me los cambie.

Advertisement
Continue Reading

Andres Corson

No estoy Solo

Andres Corson

Published

on

Predica No estoy solo Andres Corson

Así como Jesús atravesó su Getsemaní nosotros también podemos atravesarlo, ya que no estamos solos, pues tenemos un sumo sacerdote que puede compadecerse de nosotros.

¿Cuál fue el Getsemaní de Jesús?
Su Getsemaní fue de angustia. Una tristeza fuera de lo común. En su mente estaba el dolor de saber que sus amigos lo iban a abandonar. Uno lo negaría y otro lo traicionaría. También sería juzgado injustamente. El dolor físico y emocional. Pero lo más difícil fue que iba a experimentar el abandono de su Padre.

Pero ¿Cuál es nuestro Getsemaní?
Todo hemos experimentado algún Getsemaní en nuestra vida. Solo Jesús puede ayudarnos a atravesar y sanar esas heridas.
Hebreos 2:18 dice:” Debido a que él mismo ha pasado por sufrimientos y pruebas, puede ayudarnos cuando pasamos por pruebas.”
Debemos entregar todas esas heridas para que él las redima.
Pero solo llorar no es suficiente, es imperioso que entre Jesús a nuestras vidas.
Debemos entender que una cosa es que Dios este en todos lados porque es omnipresente, y otra muy diferente es que él se manifieste. Que podamos ser consientes de su presencia.

Basados en lo que él promete debemos creer y creyendo lo veremos.
También es de vital importancia confesarlo, como lo hizo David, “aunque ande en valle de sombra y de muerte no temeré mal alguno porque tu estarás conmigo.”

Advertisement

Jesús en Juan 14:23 “El que me ama obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos morada en él.” El viene a quedarse.
Pero si queremos que Dios se manifieste, que se entrone, que lo sintamos, tenemos que alabarlo. Este es el camino que él eligió para que nos presentemos ante él.

Al alabarle somos consientes de su presencia y podemos oír su voz, porque ¿de qué sirve acercarnos a él y no escucharle?
También Jesús dijo: “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñara todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.”

Mucha veces malinterpretamos la palabra consolador. Consolar no significa que Dios hará lo que yo quiero. Eso no fue lo que el Padre hizo con Jesús.
Si esperamos encontrar a un Jesús que va a estar de acuerdo con nosotros, que se va a unir a nuestra amargura o resentimiento, nunca vamos a salir sanados. Jesús siempre dirá lo que tenemos que oír.

Advertisement
Continue Reading

Andres Corson

Lo que dices recibes

Andres Corson

Published

on

Predica Lo que dices recibes Andres Corson

El pastor Andrés siempre transmite un mensaje claro y bíblico, enseñando sobre el poder de nuestras palabras y cómo estas afectan nuestro destino.

Si dices sanidad vas a recibir sanidad, pero si dices enfermedad eso es lo que vas a recibir. Si dices matrimonio feliz eso es lo que vas a tener, pero si dices problemas en el matrimonio eso es lo que vas a tener.

Dice Proverbios: 18 21” La muerte y la vida están en poder de la lengua.”
Todo lo que decimos lo vamos a recibir, porque esa es una ley que rige el universo. La biblia nos muestra que el universo fue creado por lo que salió de la boca de Dios.

Ese mismo poder para crear está en nosotros. Jesús dijo en Mateo 16 19 “te daré las llaves del reino de los cielos y todo lo que ates con tu boca aquí en la tierra será atado en el cielo y todo lo que desates con tu boca será desatado en el cielo.”

Ese mismo poder que Jesús tuvo para confesar vida o muerte, confesar sanidad o enfermedad para atar o desatar permitir o prohibir lo tenemos nosotros o está en nosotros.

Advertisement

Pero muchos cristianos desconocen o no entienden esta ley espiritual o peor todavía muchos no dicen nada.
No profetizan, no bendicen, no declaran y hay unos que en vez de orar, en vez de bendecir, maldicen.
Jesús también dijo en Mateo 12:37 “por tus palabras se te condenada.”

Lo que dices también te conduce a tu destino. En Jeremías 29:11 “Dios dice que tiene grandes planes para cada uno de nosotros”, pero para que esos planes se realicen nosotros tenemos que declararlos.

Cuando nosotros ya sabemos cuál es nuestro destino, cuál es la voluntad de Dios o el plan de Dios para nuestras vidas en ese momento tenemos que empezar a alinear las palabras de nuestra boca con ese destino.

Advertisement

Lo que dices te puede llevar a la tierra prometida pero también y este es mi siguiente punto puede impedir que entres a la tierra prometida.

Josué y Caleb regresaron con buenas noticias pero los otros diez dijeron en Números 13: 31 “no podremos combatir contra esta gente, son más fuertes que nosotros”, y comenzaron a esparcir entre los israelitas falsos rumores, mentiras acerca de la tierra que habían explorado. Decían “ay, la tierra que hemos explorado se traga a sus habitantes y los hombres que allí vimos son enormes comparados con ellos parecíamos langostas.”

Eso fue lo que pasó. Todos los israelitas que se dejaron contaminar por los diez espías murieron en el desierto excepto Josué y Caleb porque lo que dices recibes.

Advertisement
Continue Reading

Trending