¡Nunca te soltaré de mi mano!

El Dios que nos salvo es el mismo que está con nosotros y jamás nos soltará la mano.




La música tiene tanto poder que aunque no le pongamos atención a las palabras de las canciones, esas palabras quedan para siempre en nuestro subconsciente. Ese es el poder de la música. Por eso es muy importante elegir bien nuestras canciones.

¿Qué es lo que estamos oyendo? El salmista dijo: "que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado.”

No importa lo que haya pasado hijo, nunca te soltaré de la mano. Proverbios dice: "porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará…” Se vuelve a levantar por porque el Señor lo sostiene de la mano. Estas palabras el Señor las dirige a todos los hijos pródigos, los que han perdido el primer amor.
Isaías 41:13 dice:” Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: No temas, yo te ayudaré.”
Salmos 73:23 dice:” Pero yo siempre estoy contigo, pues tú me sostienes de la mano derecha.”

Yo soy quien te dice: no temas, yo te ayudaré.

Hay voces que constantemente nos acusan y dicen que por haber fallado el Señor ya no nos ama, pero Romanos dice:"Por lo tanto, ya no hay condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.”

Lo que más impide que una persona logre libertad de sus vicios o sus pecados es la culpabilidad. Por eso es necesario renunciar a esas voces en nuestras mentes. Como dice 2 Corintios:”llevamos todo pensamiento cautivo para que se someta a Dios.”

Dios jamás se aleja, somos nosotros los que por oír esas voces en nuestra mente nos da miedo acercarnos al Señor. Pero como dice Hebreos debemos “acercarnos con toda confianza al trono de la gracia del Señor.”

Vemos también en Jesús cuando dijo a sus discípulos que dejaran a los niños ir a él. Si hay alguien desobediente y bien necio son los niños pero Jesús dice que el reino es de aquellos que son como ellos. Es su deseo es estar con ellos.
Dios mismo hace la invitación a que vayamos a él, pues él se dejara encontrar (Jeremías 19:14).


197 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Andres Corson

Predicacion

Dios no nos un espíritu de división

Andres Corson
Predicacion

¡Nunca te soltaré de mi mano!

Andres Corson
Predicacion

¿Qué quieres, popularidad o prosperidad?

Andres Corson

Dejanos tu opinion