Necesitamos a un Padre

Jesús vino a mostrarnos el Padre que necesitamos



Todos necesitamos la ayuda de un padre, no solo terrenal, alguien que es más fuerte, más sabio y está por encima de todas las cosas. Hay una búsqueda intrínseca, central al corazón humano y es buscar a un padre.

Cuando Jesús nos enseña a orar resuelve el problema más profundo de la humanidad y es la necesidad de un Padre celestial.
No oramos a una fuerza cósmica, oramos a nuestro Padre todopoderoso. Cuando oramos, no oramos solo pensando en un concepto positivo o meditando una idea positiva, oramos a un Padre que tiene toda sabiduría y verdad en sus palabras.

¿Por qué podemos orar a un padre? Porque el Padre primero nos habló a nosotros. Nos envió a Jesús y Jesús es el verbo, la palabra, el mensaje de Dios Padre
Hay tres cosas que necesitamos comprender para poder orar con más confianza
Oramos con fe y no con palabras mágicas

Los gentiles creen que serán oídos por su palabrería. Muchos creen que cuando Jesús dice “no usen vanas repeticiones", que eliminó el hecho de que no podemos repetir una oración, pero entiendo que Dios no me oye porque repetí esta oración, Dios me oye porque soy su hijo.
En otras palabras no es la oración mágica, es la fe la que hace que yo pueda hablar con Dios.

El regalo más grande que Dios te va a dar en la oración es de una amistad y comunión con tu Padre celestial.

Nuestro Padre ya sabe lo que necesitamos

Cuando sientes que Dios no te está escuchando o no está contestando, no es porque Dios no te está escuchando o no te está contestando, es
porque Dios te está dando lo que necesitas y no lo que estás pidiendo.
Él sabe lo que necesitas aún cuando estás pidiendo otra cosa.
Cuando trajeron al paralítico estos cuatro amigos lo bajaron en una camilla Jesús lo ve, obvio.
Necesita caminar y Jesús le dice “tus pecados te son perdonados”
Jesús le da lo que necesita, sabía que ese hombre y la gente ahí presente necesitaba primero ser libre de la culpa y la vergüenza de sus pecados porque su parálisis principal no era de piernas era de su espíritu y de sus emociones y Jesús estaba sanando primero su parálisis espiritual.
En otras palabras, sí contestó su petición pero primero contestó su necesidad.

El regalo más grande que Dios te va a dar en la oración es de una amistad y comunión con tu Padre celestial, el tesoro que más vas a ganar en la oración no es lo que Dios te dio por orar es que lo conociste mientras orabas.

Jesús está Orando con nosotros

Cuando oramos no estamos orando solos estamos orando juntamente con Cristo.
Dice Romanos 8 que su Espíritu nos ayuda a orar en nuestra debilidad y dice que Jesús intercede por nosotros.
Muchos siguen actuando como huérfanos cuando entran a su tiempo de oración.
Entras porque tu hermano mayor, Cristo Jesús, está entrando contigo, él te acompaña y hablas con tu Padre con toda libertad y franqueza.

Jesucristo te presentó al verdadero Dios no es como tú, tus papás o tu cultura o tu experiencia o tus ideas te lo han presentado. Es como Jesús te lo presentó, es tu papá y es un buen papá y está allí por ti y te escucha. Está caminando contigo en este bosque oscuro y él te ama incondicionalmente.


593 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Andres Spyker

Predicacion

Cómo Adorar Bien

Andres Spyker
Predicacion

La Gloria y Paz de la Navidad

Andres Spyker
Predicacion

Necesitamos a un Padre

Andres Spyker