Las decisiones determinan el destino

Las decisiones que determinan nuestro destino son difíciles, no hay cosa tal como una decisión fácil cuando el destino está involucrado.






Lo que tenemos ante nosotros hoy es la historia de dos jóvenes que enfrentaron una decisión y cada una escogió. La elección que hicieron determinó su destino. Orfa desaparecería en el camino hacia Moab, Ruth se quedó junto a Noemí.


Examinemos en este mensaje con la biblia abierta las dinámicas de estas decisiones primero veremos a Orfa y la decisión que ella tomó.
Orfa es la que decidió separarse y regresar a Moab, leemos en Rut 1:14 dice:” Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella. Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella.”
Cuando se hallaron en esa encrucijada y tuvieron que decidir entre regresar a Moab o seguir el camino a Belén, hubo varias cosas que intervinieron en esa decisión y que debemos saber.
Es evidente observar que Orfa pensó en sus parientes. Su decisión tenía que ver con sus parientes. La biblia dice que ella regreso a su pueblo.

Con cuánta frecuencia en nuestras decisiones sentimos el impacto de nuestros parientes y familiares muy a menudo para bien, pero a veces no tanto.
Una esposa, un esposo, un hermano o hermana, incluso los hijos o los padres a menudo son el factor influyente en las decisiones que tomamos. Si no estamos centrados en la biblia a menudo podemos equivocarnos al escoger debido a nuestra familia.

Jesús constantemente les recordaba a los que le seguían que, si le iban a seguir debían resolver claramente su perspectiva respecto a sus propias familias.
Lo que Jesús dice es que a veces en su vida al tratar de tomar buenas decisiones tiene que escoger incluso, entre lo que su familia quiere y decidir si va a hacer lo que ellos quieren o lo que Dios quiere.

Ella avanzó un paso más y dijo “tu Dios va a ser mi Dios.”

Su decisión tuvo que ver con su religión. La historia de Rut y Orfa es una parábola de la vida espiritual. Ambas llegaron frente a frente a la decisión entre sus dioses con minúscula y Dios con mayúscula.

Ella avanzó un paso más y dijo “tu Dios va a ser mi Dios” y eso le lleva al lugar de adoración. Los ídolos de Moab quedaron atrás.

Las decisiones que determinan nuestro destino son difíciles, no hay cosa tal como una decisión fácil cuando el destino está involucrado. Algunos de ustedes todavía tienen que tomar la decisión de seguir a Jesucristo, si no han tomado esa decisión porque es difícil. Sí confían en Jesús como su salvador tendrán que darle la espalda a su Moab. La decisión que ustedes toman en este respecto va a determinar en dónde pasarán la eternidad, así que piénsenlo con todo cuidado tal vez no sea fácil, pero hay que tomarla.


730 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de David Jeremiah

Predicacion

Las decisiones determinan el destino

David Jeremiah
Predicacion

¿Por qué no hubo lugar en el mesón?

David Jeremiah