Connect with us

Devocional Diario

Las Verdades que nos Mantienen Firmes

Joe Stowell

Published

on

Las verdades que nos mantienen firmes

Aunque el dolor puede desorientarnos emocionalmente, la Palabra de Dios nos asegura que cada prueba tiene un propósito redentor. Esto nos capacita para enfrentar las dificultades con gozo y paciencia.

Los pilotos que vuelan en una tormenta o en la oscuridad se desorientan rápidamente y sus sentidos los engañan. Los pilotos dicen que cuando vuelan sin visibilidad, pueden estar realizando un círculo mientras que sus sentidos les aseguran que van hacia adelante.

Cuando un piloto se desorienta de esta manera, su cuerpo le dice una cosa y los instrumentos le dicen algo completamente diferente. Para seguir volando a salvo, tiene que confiar en los instrumentos del avión. Dichos instrumentos le dirán lo que es real y absolutamente cierto. Cuando estamos en problemas, consideramos que lo cierto es lo que indica el panel de instrumentos, ya que da seguridad sin importar cómo nos sintamos.

Las personas que sufren suelen decirme: “Del cuello para arriba sé lo que es cierto, pero de alguna manera no tiene sentido en mi corazón”. Asumimos que, si sólo tiene sentido en nuestra cabeza, no sirve. Pero sí sirve. Parte del proceso de superar el dolor es aprender a aferrarnos a lo que tenemos “del cuello para arriba”.

Para seguir volando a salvo, tiene que confiar en los instrumentos del avión. Dichos instrumentos le dirán lo que es real y absolutamente cierto.

Cuando nuestros corazones están destrozados y sufren, pareciera que no hay conexión alguna entre el cerebro y las emociones. Eso está bien. Simplemente no deseche lo que ya sabe. Esta es la clave para salir adelante en medio de la dificultad. Eso es exactamente lo que significa la Palabra de Dios cuando dice: “Tened por sumo gozo… sabiendo que… (Santiago 1:2-3). ¿Qué podemos saber en medio de las pruebas? ¿Cuáles son los instrumentos confiables que nos conducen exitosamente en medio de la dificultad?

Advertisement

En Santiago 1:3-4, la verdad que nos estabiliza es saber que “la prueba de nuestra fe produce paciencia» y que debemos dejar que “tenga la paciencia su obra completa, para que seamos perfectos y cabales, sin que nos falte cosa alguna”. Lo que Santiago dice es que podemos saber que el dolor es un proceso con un propósito. Ese conocimiento específico nos capacitará para reaccionar con gozo ante dicho proceso.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Devocional Diario

La Sombra del Gigante | 1 Samuel 17:50

Charles Swindoll

Published

on

La sombra del gigante

Encuentra inspiración en este devocional para enfrentar y vencer a los desafíos, al igual que David enfrentó a sus gigantes.

El único ruido que se escuchaba de las tropas israelitas, era el sonido que hacían las temblorosas rodillas de los soldados o tal vez el castañeteo de sus dientes al unísono. Con su estrategia fundamental de intimidación, hasta ese momento Goliat había tenido un eminente éxito. Sus amenazas sonaban como un estampido a través del valle. Lo hacía con una escalofriante regularidad, y producía el resultado deseado: temor.

El relato inspirado de esta historia nos informa que esos monótonos estallidos que brotaban de los labios del gigante, resonaron cada mañana y tarde durante cuarenta largos días. Sin embargo, el amanecer del día cuarenta y uno marcó el comienzo del fin del gigante de Gat. A unos dieciséis kilómetros de distancia, un hermoso y musculoso adolescente – el más pequeño de una familia de ocho muchachos – fue enviado por su padre a cumplir un encargo.

Aquel inocente mandado resultó ser un suceso trascendental en la historia del pueblo judío. Todavía con la imagen fresca en su mente, del desierto, de los senderos de la ovejas y lo que es más importante, de la impresionante presencia de Dios, David se detuvo y observó con asombro e incredulidad lo que ocurría en el campo de batalla. La escena que tenía frente a él era sorprendente para un joven cuyo intachable carácter había sido nutrido en la soledad y engendrado en actos secretos de valentía.

El joven pastor simplemente no podía creer lo que veían sus ojos. Rechazando aceptar la justificación de sus hermanos y las amenazas del gigante, David conoció el juego de la estrategia filistea y la soportó por medio de una fe pura y sólida. Usted conoce bien el resultado. Con una honda de cuero muy usado, una suave piedra y una confianza inquebrantable en su Dios todopoderoso, David presentó a Goliat y a las hordas filisteas al Señor de los ejércitos, cuyo nombre ya habían blasfemado lo suficiente. El relato concluye con una declaración profunda: Así venció David al filisteo con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano. 1 Samuel 17:50

Advertisement

David conoció el juego de la estrategia filistea y la soportó por medio de una fe pura y sólida.

Qué interesante contra estrategia. Aun hasta nuestros días permanecen dos verdades eternas en cuanto al arte de la guerra contra los gigantes. Ambas son tan apropiadas hoy como lo eran en los días de Goliat. No se consigue prevalecer sobre los gigantes usando sus mismas técnicas. Esa es la primera lección para todos nosotros.

A Goliat con todo su poder, su ruido y su armadura de hierro y bronce, bien se le podía haber confundido con un gran barco de guerra. Por supuesto que no ocurría lo mismo con David, quien ni siquiera llevaba espada. Su más grande pieza de armadura, el arma letal que lo hizo único y le dio la victoria, fue su escudo interior de fe. Este lo mantuvo libre del temor, le dio firmeza para soportar las amenazas, le dio una compostura imperturbable en medio del caos y además, aclaró su visión.

En segundo lugar, no se consigue vencer a los gigantes sin tener gran destreza y disciplina. Para ser guerreros de Dios y para pelear a su manera, se requiere más destreza y control que lo que uno se imagina. Usar la honda y piedra del Espíritu es algo mucho más delicado que usar el garrote de la carne, pero cuán dulce y definitiva es la victoria cuando la piedra da en el blanco.

¿Está usted enfrentando un gigante? Lo invito a que vayamos al archivo en el que guarda esas horribles fotos de los “gigantes más buscados” por el Señor. Es muy posible que usted en esta misma semana se haya encontrado con uno o varios de ellos. ¿Está siendo intimidado por uno de esos gigantes? ¿Ha llegado la intimidación a un nivel insoportable? ¿Le duelen los oídos por sus constantes amenazas? Le ruego que no corra, pero tampoco lo animo a que comience a buscar un garrote más grande. Actúe como David. Entregue su Goliat al Señor, el matador de gigantes.

Advertisement

Explíquele al Señor cuán deseoso está usted de que Él gane la victoria y no el gigante; y reconozca que tampoco puede ganar usted, sino Él.
De manera que lo invito a que tome su honda, y no olvide la piedra. Así estará listo para un tiempo de victoria.

Continue Reading

Devocional Diario

Lo Haré Cuando No Quiera

Michael Todd

Published

on

Lo hare cuando no quiera Devocional diario

Más que un ritual, la adoración auténtica surge como una respuesta sincera a Su amor y gracia.

Es de suma importancia pasar de “no quiero” a “quiero” en nuestra relación con Dios. La adoración no debe ser un ritual, sino una respuesta genuina al amor y la gracia de Dios. Desafortunadamente, muchos asocian su experiencia de adoración con un lugar físico o una organización, lo que limita la verdadera esencia de adorar a Dios en todas partes.

Expresar amor y gratitud a Dios es la respuesta razonable, ya que Él ha dado tanto a nuestras vidas. El concepto de “lo haré” se convierte en el lema central, enfatizando la importancia de elegir adorar a pesar de las circunstancias y los sentimientos.

La verdadera adoración está arraigada en responder a la misericordia de Dios.

La fe se manifiesta en momentos de dificultad y desafío, tal como Abraham pudo confiar en Dios incluso cuando no entendía completamente sus caminos. La fe implica obediencia antes de entender, y la resistencia a la obediencia puede afectar nuestra relación con Dios.

La verdadera adoración está arraigada en responder a la misericordia de Dios. Romanos 12:1 afirma que presentar nuestros cuerpos como sacrificio vivo es un acto de adoración genuina. El desafío radica en recordar los momentos en que Dios nos ha bendecido y nos ha sacado de situaciones difíciles. Recordar mantendrá viva la llama de la adoración.

Advertisement

También es necesario expresar nuestro amor a Dios en lugar de simplemente sentirlo internamente. Elegir expresar amor y gratitud a Dios, incluso cuando las circunstancias no son ideales. Elegir la adoración sobre la preocupación.

La expresión es una parte esencial de cualquier vínculo genuino. La adoración auténtica va más allá de las palabras o la música, convirtiéndose en un acto de comunicación sincera y apasionada con Dios.

Continue Reading

Devocional Diario

Intimidad con Jesús

Oswald Chambers

Published

on

Intimidad con Jesús

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me haz conocido Felipe?

Estas palabras no se pronunciaron a manera de reprensión, ni con sorpresa. El Señor estaba animando a Felipe para que se acercara más a Él. Jesús es la última persona con quien intimamos. Antes de Pentecostés, los discípulos conocían a Jesucristo como el Único que les otorgaba poder para vencer a los demonios y producir un avivamiento (ver Lucas 10:18-20). Era una familiaridad maravillosa.

Sin embargo, venía una intimidad más estrecha: “Pero os he llamado amigos”, Juan 15:15. La amistad verdadera es poco común en la tierra. Significa identidad de pensamiento, corazón y espíritu. Toda la experiencia de la vida ha sido diseñada con el fin de capacitarnos para entrar en esta relación más intima con Jesucristo. Recibimos sus bendiciones y conocemos su palabra, pero ¿lo conocemos a Él realmente?

El cristiano que está en verdadera intimidad con Jesús nunca atraerá la atención sobre sí mismo.

Jesús dijo: “Os conviene que yo me vaya”, Juan 16:7. El Señor dejó de relacionarse de esa manera para guiarlos aun más cerca de Él. Jesús se goza cuando un discípulo invierte tiempo para caminar mas íntimamente con Él. Llevar fruto siempre aparece en las Escrituras como el resultado visible de una relación íntima con Jesucristo (ver Juan 15:1-4).

Una vez que llegamos a una intimidad con Jesús, nunca más nos encontramos solos y nunca nos faltan comprensión ni compasión. Podemos abrirle continuamente nuestro corazón sin parecer demasiado sentimentales o patéticos. El cristiano que está en verdadera intimidad con Jesús nunca atraerá la atención sobre sí mismo; antes bien, sólo dará muestras de una vida en la que Jesús está completamente en control.

Advertisement

Este es el resultado de permitir que Jesús satisfaga todas las áreas de la vida, hasta lo más profundo. La imagen que resulta de una vida así es la de un equilibrio firme y tranquilo que nuestro Señor les confiere a quienes tienen intimidad con Él.

Continue Reading

Devocional Diario

Dios con Nosotros | Isaías 7:14

Charles Spurgeon

Published

on

Dios con nosotros

Este nombre, “Dios con nosotros”, sigue siendo verdadero hoy en día. Jesús llevó este nombre en la tierra, y lo lleva ahora en el cielo.

Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.

«Dios con nosotros»: él no ha perdido ese nombre. Jesús tuvo ese nombre en la tierra y lo tiene ahora en el cielo. Él es ahora “Dios con nosotros”. Creyente, él es Dios contigo, para protegerte; tú no estás solo porque el Salvador está contigo. Colócame en el desierto donde no crece la vegetación y todavía puedo decir: «Dios con nosotros». Colócame en el océano tempestuoso y deja que mi barco baile perdidamente en las olas y todavía diré: “Emanuel, Dios con nosotros”.

Súbeme en un rayo de sol y déjame volar más allá del mar occidental y todavía diré: «Dios con nosotros». Deja que mi cuerpo se zambulla en las profundidades del océano y déjame esconderme en sus cavernas y no obstante, como hijo de Dios, yo podría decir: “Dios con nosotros”.

Súbeme en un rayo de sol y déjame volar más allá del mar occidental y todavía diré: “Dios con nosotros”.

Sí, y en la tumba, durmiendo allí en corrupción, todavía puedo ver las huellas de Jesús, él anduvo por el camino de todo su pueblo y todavía su nombre es “Dios con nosotros”. Pero para conocer este nombre más dulcemente, debes conocerlo mediante la enseñanza del Espíritu Santo.

Advertisement

¿Ha estado Dios con nosotros esta mañana? ¿De qué vale venir a la capilla si Dios no está aquí? Lo mismo sería quedarnos en casa si no tenemos visitas de Jesucristo, y sin dudas podemos venir, y venir y venir con regularidad cada vez que esa puerta gira sobre sus bisagras. Es inútil a menos que esté «Dios con nosotros» mediante la influencia del Espíritu Santo. A menos que el Espíritu Santo tome las cosas de Cristo y las aplique a nuestro corazón, no será “Dios con nosotros”.

Continue Reading

Devocional Diario

Él Cuida de Mi

Charles Spurgeon

Published

on

Él cuida de mí

No hay mejor manera de calmar la tristeza que saber que «Él cuida de mí».

 

Amado creyente, no deshonres la fe cristiana exhibiendo siempre un ceño fruncido por la preocupación. En cambio, echa tu carga en el Señor. ¿Por qué te tambaleas siempre bajo un peso que tu Padre ni siquiera siente? Lo que a ti te parece una carga imposible de llevar, a él no le añade ni lo que pesa una mota de polvo. No hay nada tan deleitoso como:
<strong>Descansar en las manos de Dios, Y conocer solo su voluntad.</strong>

<em>William S. Plumer, 1802-1880</em>

Oh, hijo que sufres, sé paciente. Tu soberano Dios no te ha dejado de lado ni te ha olvidado. Aquel que alimenta los gorriones también te proveerá todo lo necesario. No te entregues al desánimo. ¡confía! ¡Confía eternamente! Usa las armas de la fe contra los vendavales de problemas y al final tus enemigos serán vencidos y acabará tu sufrimiento.

Advertisement

 

¡Qué tranquila y pacífica sería tu vida si tan solo le dejaras al Dios
de la providencia la tarea de proveedor!

 

Hay Uno que te cuida. Sus ojos están fijos en ti, su corazón se conduele por tu sufrimiento y su mano omnipotente no dejará de brindarte ayuda. Incluso la más oscura nube de tormenta se derramará en lluvias de misericordia y la más oscura noche dará paso al sol de la mañana.

Si eres miembro de su divina familia, él vendará tus heridas y sanará tu corazón herido. Nunca pongas en duda la gracia de Dios por causa de los problemas que hay en tu vida, sino cree que él te ama muchísimo, tanto en momentos de dificultad como en los momentos felices.

Advertisement

¡Qué tranquila y pacífica sería tu vida si tan solo le dejaras al Dios de la providencia la tarea de proveedor! Con tan solo «un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro» (1 Reyes 17:12), Elías sobrevivió la hambruna ¡y tú harás lo mismo!

Si Dios cuida de ti, ¿por qué vas a preocuparte? Si confías en él con toda tu alma, ¿acaso no puedes confiar con tu cuerpo? Él jamás se ha negado a llevar tus cargas, ni tampoco ha desmayado bajo su peso.
¡Vamos, hermano amado! Basta ya de inquietarse y preocuparse…deja todas tus preocupaciones en las manos de tu Dios, que está lleno de gracia.

Continue Reading

Devocional Diario

Nunca te Rindas | Lucas 18:7

Charles Spurgeon

Published

on

Nunca te rindas

¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles?

Mientras haya un espacio para la oración y una promesa de respuesta, el creyente no debe dar lugar al desánimo. «Ve otra vez», le dijo Elías a su siervo siete veces. Debe haber sido agotador para el profeta tener que esperar tanto.

Él no se paró una sola vez y oró a Dios como en el Carmelo y luego bajó el fuego de inmediato para continuar el sacrificio; sino una y otra vez, y poniéndose en una postura más humilde, con la cara entre sus rodillas, él le ruega al Señor, no por fuego, que era algo inusual, sino por agua, que es el regalo común de los cielos.

Y, no obstante, aunque él implora lo que el mismo Señor había prometido, no vino de una vez. Y cuando su siervo regresó, cuatro, cinco y seis veces, la respuesta era la misma, no había señal de lluvia sino que los cielos bronceados miraban a una tierra que estaba tan seca como un horno.

No dejes que los pensamientos tenebrosos te lleven al desánimo. Sigue confiando, sigue orando.

«¡Vuelve otra vez!», dijo el profeta y a la séptima vez, ¡mira! Apareció una nube tan pequeña como una mano y esta nube fue la precursora de una tormenta y de una inundación. Cristiano, ve de nuevo siete veces. Incluso más, me aventuro a decir setenta veces siete, porque Dios debe mantener su promesa.

Advertisement

El cielo y la tierra pasarán pero ni una jota de la palabra de Jehová puede fallar. «La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre» (Isaías 40:8).
¿Suplicas tú esa Palabra duradera? No dejes que los pensamientos tenebrosos te lleven al desánimo. Sigue confiando, sigue orando, aumenta tu fervor con la esperanza de que la bendición está por venir.

Continue Reading

Trending