El Escudo de la Fe

Cuando la batalla se vuelve intensa como hijos de Dios contamos con una poderosa arma. John Macarthur predica sobre tomar el escudo de la fe.




¿Cómo es que un cristiano echa mano de esto diariamente? ¿Cómo entramos en el gozo y el regocijo? ¿Cómo experimentamos la misma bendición de que la batalla sea peleada por el Señor? ¿Cómo podemos estar enriquecidos por el botín ganado?
Veamos seis partes de la armadura del cristiano, que mientras las tengamos puestas conoceremos la victoria y el botín que viene para los súper conquistadores.

El cinto de la veracidad

Este es un símbolo de preparación. Si vamos a pelear contra Satanás, si vamos a estar en la guerra tenemos que reconocer que tenemos un enemigo muy fuerte, que es real y tenemos que estar listos. Un soldado debe estar listo, ciñendo sus lomos para la batalla.

La coraza de la justicia

Es aquello que indica santidad personal, vida justa. Cuando el pecado entra a nuestras vidas, lo confesamos y nos arrepentimos, de esta manera mantenemos una coraza de justicia cubriendo nuestro corazón y nuestras emociones. Entonces como cristianos estamos listos para pelear.

Calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz

Los romanos tenían una especie de sandalias con un metal que salía por la suela que los hacía estar firmes. El calzado que nos hace estar firmes contra Satanás realmente está hecho del evangelio de la paz, es decir, las buenas noticias de que estamos en paz con Dios y él está de nuestro lado.

Creer es colocar nuestro peso entero en Dios.

El escudo de la fe

Sea lo que sea este escudo de la fe es suficiente porque apaga todos los dardos de fuego del maligno. Es suficiente para la totalidad de la necesidad. Cuando la batalla se vuelve más intensa el creyente tiene esta doble protección del escudo de la fe. Este escudo es suficiente para apagar los dardos de fuego del enemigo. Esta no es una lucha contra una filosofía o algo abstracto e impersonal, es contra un ser personal.

¿Qué son los dardos de fuego? ¿Qué es lo que estamos tratando de detener?

Son tentaciones seductoras engañosas. Satanás dispara flechas de impureza, egoísmo, duda, temor, desánimo, lujuria. Todo se reduce a los deseos de la carne, a los deseos de los ojos, la vanagloria de la vida. Su objetivo es motivar en nosotros respuestas malas que no agradan a Cristo. La única defensa que tenemos ante este ataque es el escudo de la fe.

¿Cómo es qué la fe logra apagar estos dardos?
Pues el todo del cristiano es creer en Dios y que él es el galardonador de aquellos que le buscan. La fe es nuestra vida. Creer es colocar nuestro peso entero en Dios. Si Dios lo dijo es verdad y lo voy a creer.


131 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de John Macarthur

Predicacion

El Escudo de la Fe

John Macarthur
Predicacion

Restaurando la Adoracion del Espiritu Santo

John MacArthur
Predicacion

La Suficiencia de las Escrituras

John MacArthur