Quema tu Pasado

Si quieres un futuro vas a tener que poner todo el pasado que conoces sobre un altar y prenderle fuego.




En algún punto de nuestra vida adulta nos negamos a que Dios nos quite lo viejo, cosas que tenemos que dejar atrás y si no somos cuidadosos, nuestro futuro termina siendo una extensión de nuestro pasado. Hay que aprender de las cicatrices pero, llevarse el pasado a cuesta no es haber aprendido, es simplemente no poder deshacerse de lo viejo.


El futuro de Dios está disponible para todo el mundo pero no todo el mundo puede dejar el pasado de Egipto. Todo el mundo sale rápido pero sacarse a Egipto de adentro es la tarea que tenemos los pastores con la mayoría de las congregaciones.

Podemos ver también en la historia de Eliseo. Corta en pedazos la madera del arado y la utiliza para cocinar la carne. No busca leña. Destruye el arado, su herramienta de trabajo. Lo radical que hace aquí el profeta es que él no tenía donde volver. Si en unas semanas o en unos meses las cosas le salían mal, él no tenía ni bueyes ni arados para lo cual regresar. Literalmente el quemó su pasado.

El gran problema que tenemos los creyentes es que renunciamos al pasado pero no lo quemamos, tratamos de no recordarlo pero nunca nos deshacemos de él de manera completa.

Para ellos la esclavitud era una opción. Cada vez que se veían las cosas mal ellos decían: “pero Moisés, mejor no nos hubieses sacado.”

Algo similar era el problema de los israelitas cuando salieron de Egipto. Para ellos la esclavitud era una opción. Cada vez que se veían las cosas mal ellos decían: “pero Moisés, mejor no nos hubieses sacado.”

El Señor una y otra vez desde los profetas hasta que el mismo comisionaba a los discípulos dejaba en claro que la jurisdicción de Dios está siempre delante, nunca detrás.
Le dice a Abrahán “deja tu tierra deja tus parientes y vete a una tierra que te mostraré.”

No le dice bien a dónde ni qué ropa tiene que empacar, ni si la esposa va a estar de acuerdo.
Es el común denominador. Le dicen a Jesús “te seguiré donde quiera que vayas” y el Señor le dice: “las zorras tienen madrigueras, las aves nidos, pero el hijo del hombres no tiene dónde recostar la cabeza.”

Cuando uno toma la postura de mirar para adelante uno no puede darse el lujo ni siquiera de permanecer con gente que le encanta mirar para atrás.


Si quieres un futuro vas a tener que poner todo el pasado que conoces sobre un altar y prenderle fuego.


1748 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Dante Gebel

Predicacion

Quema tu Pasado

Dante Gebel
Predicacion

El Inmortal

Dante Gebel
Desde River Arena en Anaheim, el pastor Dante predicando una inspiradora enseñanza sobre la vida de Jonás.
Predicacion

Tú pagas Tu boleto a Tarsis

Dante Gebel