Ponga Primero lo que es Primero

Si Jesús es el centro de nuestra vida entonces todo lo demás estará en orden. Joyce Meyer nos trae una tremenda enseñanza que bendecirá nuestra vida al poner en práctica estos principios bíblicos.


Joyce Meyer nos exhorta a poner nuestras prioridades en orden.


Posiblemente una de las razones más importante porque la gente no tiene las cosas que quieren en la vida es porque no ponen primero las cosas que deben poner primero. Nuestras prioridades no están en orden.

En este mundo en que vivimos hoy hay tantas cosas que se nos presentan todo el tiempo, muchas tentaciones, tantas cosas a que entregarnos, muchas cosas diferentes que hacer. Algunas de ellas son malas y las evitamos, pero algunas son cosas buenas.

Aveces tenemos que aprender a decir no a cosas buenas, pues aún cosas buenas pueden confundir nuestras prioridades. Lo que es una prioridad máxima para uno podría ser un problema para mí. Debemos tener cuidado de andar corriendo y haciendo lo que hacen los demás sino hacer lo que Dios nos guía hacer.

Nuestra vida no será bendecida si limitamos al Señor solo a una reunión dominical.

Colosenses 1:17 no enseña que Jesús es lo más importante para nosotros. El debe estar en primer lugar en nuestras vidas. Si no ponemos primero lo que es primero todo lo demás será un desorden en nuestras vidas.
Según Mateo 6:33 buscar el reino significa indagar como Dios desea que se hagan las cosas, como quiere él que yo actúe, como debo tratar a los demás. Indagar como debo manejarme con el dinero, indagar qué clase de entretenimiento aprobaría Jesús.

Nuestra vida no será bendecida si limitamos al Señor solo a una reunión dominical por un par de horas. Estamos en el mundo, pero mientras estemos en él tendremos que resistir el hacernos como el mundo y eso es una batalla diaria.
Si como iglesia del Señor viviéramos como deberíamos, es decir, poniendo a Jesús en primer lugar en todo, nuestra influencia sería notoria en nuestro mundo.

• Poner primero a Dios en las finanzas.

El dinero en si no es malo pero la biblia dice que “la raíz de todos los males es el amor al dinero”. Si yo amo a Dios más de lo que amo al dinero puedo hacer con mi dinero lo que Dios me dice que haga. Pero si amo al dinero más que a Dios, luego que Dios me habla sobre mi dinero voy a actuar como que no lo escuche si él me dice que haga algo que no quiero.

Es mejor no confiar en el dinero, está bien tenerlo pero no como un fin en sí mismo, ni por avaricia sino para ser generoso y dar más al Señor. No podemos dar a Dios más de lo que él nos da y mientras más damos más abundancia tendremos. Mientras más obedecemos a Dios más bendecirá nuestros negocios.

• Poner primero a Dios en la educación.

Los sistemas de los sabios que gobiernan este mundo claramente no funcionan. El desorden es evidente. Los caminos del mundo no funcionan. El principio de la sabiduría es el temor del Señor. Existe una sabiduría en el temor del Señor que no se logra conseguir simplemente con educación.


426 Personas se interseraron en esta Predicación

Otras Predicas en Video de Joyce Meyer

Predicacion

La parábola del Sembrador

Joyce Meyer
Predicacion

Las diez vírgenes

Joyce Meyer
Predicacion

¿Cuándo, Dios cuándo?

Joyce Meyer