Connect with us

Juan Carlos Harrigan

Reverdecerás en la Presencia de Dios

Juan Carlos Harrigan

Published

on

Predica Reverdecerás en la presencia de Dios Juan Carlos Harrigan

Es el deseo del Señor que tengamos vidas abundantes y llenas de fruto para Su gloria.

Una vara seca, un palo seco Dios lo hizo reverdecer en un periodo de veinticuatro horas.
Dios le dijo al pueblo “Yo soy el Dios que no necesita lluvia para hacer que un árbol eche flores, que no necesito echarle abono a una mata para que produzca, que no necesito arrancarle las hierbas mala que tiene alrededor para que produzca. Yo soy el Dios que hago que lo imposible se haga posible, que lo inimaginable sea visto y revelado.

Y eso debe de darnos a nosotros fuerza y esperanza al saber que le servimos a un Dios que no está limitado ni a espacio ni a tiempo, que puede hacer lo que quiere, cuando él quiere.

Imagínese ese palo cuando lo van a recoger sale de una forma diferente como entró. Entró seco y salió verde. Entró sin flores y salió con flores. Entró sin renuevo y salió con renuevo. Todo esto lo produjo la presencia de Dios.

Advertisement

Es mejor un día con Dios que cuarenta años con el mejor teólogo del mundo.
Donde la presencia de Dios está, habrá cambios y habrá vida. Un matrimonio con presencia reverdece, un ministerio con presencia de Dios va a reverdecer.

La sequedad en nuestra vida espiritual no es otra cosa que una desconexión de la presencia de Dios. La depresión en nuestras vidas no otra cosa que una desconexión de la presencia de Dios.
La Biblia dice “en su presencia hay plenitud de gozo.”
La sequedad espiritual es indicativo de que no estamos siendo alimentados por el que nos llamó.

Dios nos llamó a ser gente viva, a tener vida espiritual.

Advertisement
Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Juan Carlos Harrigan

Dios lo Hará otra Vez

Juan Carlos Harrigan

Published

on

Juan Carlos Harrigan predica Dios lo hará otra vez

El Pastor Harrigan trayendo una palabra de aliento y esperanza. Siempre hay un “otra vez” del cielo. Dios nunca dejará de ayudarnos.

Cuando Dios se le aparece a Moisés le dice: “Yo soy el Dios de Abraham de Isaac y de Jacob.” Esto significa que Abraham el que es su amigo, Isaac el que cumple las promesas y de Jacob, el que te procesa hasta transformarte.
Cuando está diciendo “Oye Jacob, siervo mío” significa al que yo lo hago transicionar, al que yo cambio de ladrón a príncipe.

Dios transformó ayer, sigue transformando hoy y seguirá transformando. Una de las cosas que Dios le está diciendo a Jacob es: “yo soy el responsable de tu existencia, el que te planeo y tu Hacedor.”

No estamos aquí por un error sino por una planificación divina.
El mismo Dios que nos formo está dispuesto a ayudarnos. El hombre dejará de ayudar cuando sus límites sean rotos pero la ayuda de Dios nunca tendrá límites sobre nuestras vidas.

Advertisement

Que tu estado de ánimo no esté atado a las declaraciones de la gente. Somos lo que la palabra de Dios dice que somos. 1 Pedro 2:9 dice:” Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios.”

También somos procesados por Dios en medio de nuestros desiertos, pero su deseo no es sacarnos de allí sino transformar el desierto. Él quiere cambiar el desierto en estanque de aguas. Su voluntad no es sacarnos de la tormenta sino que la atravesemos de Su mano. Es allí donde podemos experimentar lo sobrenatural.

Continue Reading

Juan Carlos Harrigan

La vida que Agrada a Dios

Juan Carlos Harrigan

Published

on

Juan Carlos Harrigan predicando

El Pastor Harrigan es un apasionado por el Señor y a través de esta predica nos enseña como llevar una vida que agrade al Señor.

Andar en el Espíritu.

El apóstol Pablo escribió: ”porque el deseo de la carne es contra el espíritu y el del espíritu es contra la carne.”

Si quiero agradar a Dios no puedo vivir para la carne. Todo cristiano experimenta esa lucha interior. La carne siempre quiere pecado, exaltación, quiere los aplausos, quiere la gloria del hombre. Pero el espíritu quiere la humildad, la templanza, el amor, la gloria de Dios.

¿Cómo me doy cuenta que tipo de persona soy?
Pues por los frutos. Mis frutos dicen si soy carnal o espiritual.

Advertisement

Viviendo por fe.

No se trata de emociones. Muchas veces no se trata de sentir a Dios. Se trata de la fe y la certeza en la Palabra de Dios. Sin fe no se puede agradar a Dios. La gente de fe es la que se mueve creyendo a Dios y no a las circunstancias. Dios honrará la fe de aquel que le crea.

¿Cuáles son los beneficios de vivir agradando a Dios?
Es tener la felicidad garantizada. Es tener el éxito garantizado en el Señor. Es tener al diablo bien lejos. Vivirá en paz.

Advertisement
Continue Reading

Trending

Copyright © 2024 VIDEOSDEPREDICAS